Protección ante un riesgo especifico en la inversión inmobiliaria

imagen

La adquisición de inmuebles o propiedades es una actividad que suscita una serie de riesgos a evaluar, y las compañías de seguros han decido proteger a los inversores, presentándoles garantías adicionales.

En el mundo financiero asegurador, estas garantías se conocen como póliza de protección del Título de la Propiedad, en concreto nos centraremos en los seguros de “Riesgos Específicos”, una solución aseguradora que ofrece una protección financiera contra riesgos del título cubierto.

Cuando los vicios o problemas ( tales como licencia de ocupación, disputa de colindantes, problemas urbanísticos, obras sin licencia, licencia de habitabilidad, cerramientos sin licencia, inquilinos que no abandona la propiedad, fallos registrales , catastrales y notariales, fraude, usurpación de identidad del vendedor, etc.) afectan al título de la propiedad y  pone en peligro la operación de compra y venta, y no se ha instado todavía Procedimiento Judicial alguno pero hay un riesgo, entran en juego estas pólizas diseñadas para un riesgo concreto y especifico.

En general, el objeto de este producto es asegurar el hecho especificado por el asegurado o su abogado en el proceso de revisión de la situación jurídica, también conocido como Due Diligence o Auditoría legal. Adicionalmente se cubre la defensa jurídica, sanciones administrativas, gastos de demolición y pérdida de Valor.

¿Qué soluciones ofrecen este tipo de seguros en la transacción del título de propiedad?

  • Aceleran el proceso de venta
  • Solventan los problemas que se manifiestan durante el proceso de compra venta y que afectan al título de la propiedad.

A tener en cuenta que la póliza no garantiza la obtención de la licencia de ocupación sino que su intención es ejercitar sus coberturas cuando un tercero inicia acciones contra un asegurado que puede afectar al uso y disfrute de la propiedad.

Con la suscripción de este tipo de cobertura de “Riesgo Especifico” se equilibran las posiciones jurídicas y prácticas, por un lado se buscan soluciones a los derechos que se discuten y su legitimación y defensa jurídica, y  en la práctica se afronta con un posible acuerdo. Se trata de una garantía adicional a la hora de comprar y la duración de la póliza suele ser 10 años con un pago único. La póliza de Riesgo Especifico ofrece seguridad y garantía adicional al cliente.

Deja un comentario