El Patrocinador Deportivo encuentra una solución ante la pérdida económica de su campaña

imagen

 

 

 

 

 

 

 

 

El contrato de patrocinio publicitario es aquel por el que el patrocinado, a cambio de una ayuda económica para la realización de su actividad deportiva, se compromete a colaborar a la publicidad del patrocinador.

El patrocinio se considera para muchos deportistas, clubes, equipos, asociaciones una de sus principales fuente de ingresos, sin olvidar las subvenciones públicas. Y para las empresas patrocinadoras, supone un refuerzo de su marca, el fortalecimiento de su imagen a los valores reflejados por la actividad deportiva, genera oportunidades de negocio y establece relaciones comerciales con otras empresas.

A pesar de todas estas ventajas, un buen proyecto de patrocinio necesita de un plan preciso. A la hora de evaluar sus riesgos, las empresas blindan sus campañas promocionales, y los programas de patrocinio establezcan en sus contratos una parte fija y otra variable en función de ciertos resultados obtenidos por el patrocinio. Para estabilizar la cuenta de resultados, una solución sería la contratación de un seguro, de tal manera que transformamos el coste variable, en coste fijo.

En el mercado asegurador, existen los seguros de Contingencias, que sirven para limitar la exposición financiera. Además se pueden introducir cláusulas y condicionantes para reducir la prima. En el propio contrato de patrocinio publicitario, las partes asegurarían el correcto cumplimento del acuerdo mediante la formalización de una póliza de seguro, disponiendo que el beneficiario del seguro sea la Entidad Patrocinadora.

La ventaja de este tipo de seguros consiste en convertir un riesgo incierto en un coste fijo y conocido de manera a que no se tengan que provisionar las partidas variables y el patrocinador puede tener un presupuesto cerrado.

 

 

Deja un comentario